SE AGOTA LA MINTZITA ADVIERTE LA CEDH

Morelia, Michoacán; 16 de Marzo de 2021.- El manantial de La Mintzita, uno de los cuerpos de agua más importantes para el abastecimiento del vital líquido en la capital michoacana, está en agonía, deteriorado y en total abandono institucional, denunció la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Por ello, inició una investigación de oficio para conocer con precisión los detalles por los cuales este manto acuífero se encuentra en riesgo, enfermo, dañado y en peligro de poder seguir siendo la principal fuente de abastecimiento de agua potable para la población de la ciudad capital de Michoacán.

El encargado del Despacho de la Presidencia de la CEDH, Uble Mejía Mora, instruyó al coordinador de Orientación Legal, Quejas y Seguimiento, Angel Botello Ortiz, para iniciar de oficio el expediente de queja y determinar las posibles violaciones al derecho humano a la conservación del medio ambiente y de la protección a la salud.

De acuerdo a publicaciones periodísticas, el manantial se encuentra en agonía, enfermo, desprotegido y sin atención de las autoridades de los tres niveles de gobierno.

El manantial de la Mintzita, ubicado al suroeste de la zona urbana de la ciudad de Morelia, es una Área Natural Protegida, sin embargo, está afectada por los incendios forestales, la instalación y expansión de planchas de concreto y la introducción de maquinaria pesada, entre otros factores contaminantes.

Los integrantes de la Comunidad Ecológica Jardines de la Mintzita, denunciaron públicamente que en lo que va del año se han registrado cuatro incendios forestales en los alrededores de este manantial, presuntamente provocados; y que las promesas de las autoridades para proteger este embalse de agua del saqueo por piperos clandestinos, así como atender el saneamiento y vigilancia del lugar, no se han cumplido ni concretado.

Asimismo, argumentaron el derecho a la conservación del medio ambiente es la prerrogativa de todo ser humano a disfrutar de un medio ambiente adecuado para su desarrollo y su bienestar; implica la obligación del Estado a llevar a cabo las conductas tendientes a impedir la incidencia negativa, o fomentar la incidencia positiva de los componentes físicos, químicos, biológicos y sociales en los seres vivos y en las actividades humanas; así como para crear y mantener la infraestructura de servicios necesaria para la protección y conservación ambiental.

Por todo ello, la queja será turnada a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) por la acción u omisión de autoridades no solo del ámbito estatal y local, sino también federal; para la atención de esta problemática que afecta la disponibilidad del vital líquido para uso y consumo humano.