Buenos hábitos alimenticios desde la infancia, coadyuvan en la prevención del Parkinson

Morelia, Michoacán, a 11 de abril de 2022.- Malos hábitos alimenticios desde nuestra infancia, una de las principales causas que detonan el Parkinson en la adultez, por ello; la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM), invita a la población a mejorar su calidad de vida.

En el marco del Día Mundial del Parkinson a celebrarse el 11 de abril de cada año, la institución recomienda a las y los michoacanos acudir de manera periódica al médico, ya que los diagnósticos oportunos ayudan a contar con una vida larga y saludable.

Este padecimiento, no solo afecta a personas de la tercera edad, sino también a los mayores de 40 años, por ello; la importancia de identificar signos y síntomas de manera inmediata.

En caso de presentar temblor en sus dedos, manos, mentón o labios, brazos, piernas; pérdida del olfato (que no pueda oler ciertos alimentos igual que antes); problemas de sueño, se mueve mucho en la cama, patea o da puñetazos mientras se encuentra profundamente dormido; dificultad al caminar o moverse, siente rigidez en los brazos, piernas y tronco; lentitud de los movimientos y problemas de equilibrio y coordinación.

Así como estreñimiento frecuente es un signo temprano de la enfermedad de Parkinson; voz baja o suena ronco cuando habla; falta de expresión facial (aspecto de máscara), se ve enojado, serio o deprimido, aun cuando usted no está de mal humor; mareo o desmayo cuando se levanta de una silla o de su cama y encorvamiento de espalda acudir a un especialista de manera inmediata.

Esta enfermedad, también denominada Parkinsonismo idiopático o parálisis agitante es un trastorno neurodegenerativo crónico que conduce con el tiempo a una incapacidad progresiva de trastorno del movimiento. La enfermedad de Parkinson también desencadena alteraciones en la función cognitiva, en la expresión de las emociones y en la función autónoma.

Además, afecta neuronas que producen una sustancia química llamada dopaminérgicas las cuales mueren y por ende no se produce la dopamina, la cual envía señales que ayudan a coordinar los movimientos a una parte del cerebro que controla los movimientos musculares.

La enfermedad suele comenzar alrededor de los 60 años, pero puede aparecer antes; es más común que se presente en hombres que en mujeres. No existe una cura, sin embargo, hay diversos tratamientos que en muchas ocasiones proporcionan mejor calidad de vida.

La SSM controla el padecimiento a través de medicamentos cuya cantidad exacta la determina el médico especialista, a efecto de disminuir el padecimiento motor ya que la incidencia de la enfermedad aumenta con la edad.